La fisioterapia equina se considera una rama de la medicina deportiva, que surge como una alternativa no invasiva, un complemento del tratamiento médico o quirúrgico convencional. Engloba la combinación de diferentes técnicas de tratamiento: terapia manual, electroterapia y trabajo terapéutico aplicadas con varios objetivos como pueden ser prevención lesiones y recidivas, tratamiento/rehabilitación de lesiones, mejora de la movilidad, mantenimiento de un rendimiento óptimo en los caballos de deporte y optimización del potencial físico y deportivo.

Presenta diferentes beneficios frente a la terapia convencional como son la resolución de problemas, reparación tisular y control del dolor en ausencia de fármacos, se trata de terapias o técnicas no invasivas y la rehabilitación se realiza de una manera dinámica, es decir se evita el reposo absoluto.

En cuanto a las técnicas:

  • La terapia manual implica técnicas específicas de manipulación y movilización para trabajar tanto tejidos blandos como estructuras articulares para el manejo del dolor, aumentar el rango de movimiento, reducir/eliminar inflamación e inducir relajación y cuyos efectos incluyen analgesia, aumento de la movilidad articular y de la flexibilidad de los tejidos blandos y de la propiocepción.

  • La electroterapia por otra parte implica la introducción de cualquier tipo de energía en los tejidos para provocar una respuesta en los mismos reparándolos, proporcionando función muscular o mejorando la gestión del dolor.

  • El trabajo terapéutico es el que se encarga de rehabilitar al caballo, de tonificar la musculatura del caballo y mantenerla sana ya sea pie a tierra, montado o mediante terapia acuática.